Y supongo que si has llegado hasta aquí es porque lo que has visto en el blog te ha gustado lo suficiente como para ahondar un poquito más sobre su origen, ¿no es así?

Pues vienes al lugar correcto.

Lo del vaso era café, pero podría no serlo.

Nací en 1987 en Sevilla, Andalucía. Desde siempre he mostrado interés por la escritura y los viajes y aún así, me niego a llamar a esto un «blog de viajes»; este es un cuaderno de vivencias, un blog personal donde voy plasmando con mayor o menor acierto todo aquello que he vivido a lo largo de estos años de viajes. Ya sé que no son viajes a algún pueblo remoto de las praderas interminables de Tanzania donde conocí a esa familia que me acogió durante tres días y tres noches y me dieron una lección de amor incondicional que nunca podré olvidar y que seguro que habéis leído en otros blogs, pero es que no lo pretendo. Son viajes a lugares que en algún momento empezaron a significar algo para mi, o que por el motivo que fuera necesitaba conocer, incluso aunque no quiera volver.

Esta es, además, la historia de un chaval que en 2013 consiguió el trabajo que siempre había querido, en un lugar donde siempre había soñado estar. Dicho trabajo me permitió ahorrar y planificar viajes a largo plazo, lo cual se tradujo en la primera visita a Bali en 2015, la visita que me abrió todas las puertas, tanto las propias como las ajenas; la visita que derribó de un golpe todos mis prejuicios y enterró unos cuantos de mis miedos más profundos (que aún me quedan unos cuantos, no os vayáis a pensar que no).

No tengo ningún objetivo en realidad a la hora de escribir estas líneas, os lo prometo. En un principio me servía para no tener que explicar cuarenta veces a mis conocidos qué tal me había ido en mis travesías; era una forma de no necesitar avisar a mi familia de que seguía vivo al otro lado del mundo. Pero como todo, fue evolucionando. Algunos lectores se animaban a comentar las entradas y me gustaba imaginar que decían «Vaya, es la página perfecta para leer en un vuelo de 14 horas de camino a Sidney» y poco después me mandaban un saludo desde allí. O sencillamente, leían estas entradas y se imaginaban a ellas mismas en diferentes destinos, y algo, por poco que fuese, se removía en su interior recordándoles que también tienen su lugar en éstas aventuras.

O que, en otro lugar, algunas de las personas que aquí aparecen lo leen y sonríen porque saben que ahora forman parte de mis recuerdos. Quizás este blog es para eso, para que esas personas permanezcan en mis recuerdos y yo en los suyos. Porque de eso va todo esto, ¿no? De estar en sitios donde no siempre podemos estar.

Gracias por visitarme.

Toni.

¡Escríbeme, no muerdo!

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt