Hasta pronto, Japón

Amenazo con volver.

Y digo «hasta pronto» totalmente convencido de que volveré, porque en seis días que he estado apenas he rascado la superficie y quiero mas, mucho más. Al menos ya tengo una idea general de como funciona este país y le he perdido miedo a ese demonio infernal que llaman «sistema de transportes». 

No se podrá decir que no he aprovechado los días aquí… Tras llegar de Kuala Lumpur y situarme un poco, tuve la suerte de que Hiroyuki y Kaori me hicieran el mejor de los tours posibles por Tokio, visitando sitios como Ueno, Ginza, Shibuya y Nipori durante el primer día, y Asakusa y el templo imperial de Tokio durante el segundo, más relajadito y sin tanto correr. 

El lunes por la mañana, bien temprano, cogí uno de los trenes más rápidos del mundo para visitar Kioto y Nara, mucho más tranquilos que Tokio y que por desgracia no he podido ver tan bien como yo quisiera, pero así dejo algo para cuando vuelva. 

Después de ver Nara volví a Tokio, y al día siguiente volví a alejarme un poco de la capital para visitar otros santuario, el de Kamakura, que si bien cerca del gran Buda todo era calma, no puedo decir lo mismo de otros templos que más bien parecían un Mercadona un domingo por la mañana. 

Y finalmente hoy he dedicado el día a encontrar algunos regalitos que me faltaban repitiendo Ueno y Asakusa, y yendo a echar un ojo por Akihabara pero el cansancio ya era grave y decidí dejar ese barrio (y otros tantos como quedan) para un segundo viaje por estas tierras, que lo habrá. 

Espero que la etapa japonesa os haya gustado tanto como a mí, pero ya toca quemar los últimos cartuchos en la próxima ciudad: Hong Kong. 

Por curiosidad… ¿Qué es lo que mas os ha llamado la atención de este país? 

¡Buenas noches viajeros!

Dejar un comentario

Contacta conmigo

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt
0