El Museo Metropolitano de Nueva York

Sólo había que echarle un ojito a la predicción del tiempo para ver que hoy también tocaba tifón tropical, y efectivamente nos ha pillado de camino a nuestro refugio del día: el Museo Metropolitano de Nueva York, ese que veía en el libro de Historia del Arte de Bachillerato atesorando miles de piezas de todo el mundo y que jamás pensé que iba a terminar recorriendo. Las vueltas de la vida, ya ves.

El Museo es lo mas parecido que existe aquí al British Museum: una sucesión de salas que guardan con gran orden y visibilidad miles de obras de arte y piezas de todo el mundo y de todas las épocas. Así sin salir del edificio uno recorre más de 40 siglos (si, 4000 años, esta bien contado) y culturas que van desde la egipcia hasta la oceánica, pasando por las catedrales de Valladolid, Sevilla o Siena hasta los templos completos del valle del Nilo o el patio de un castillo andaluz, y todo ello fácilmente caminable y más en un día de tormenta.

Una vez visitado medio museo (dejamos el otro medio para más adelante, que es «gratis») decidimos con mucho acierto comer en un mexicano cercano a la parada de metro…y que gustazo: buena comida a buen precio en uno de los barrios mas pijos de todo Manhattan, con una camarera encantadora que se ha dejado caer un par de chupitos premiando nuestra compañía y charla, supongo. Una inmigrante de hace casi tres décadas que agradece lo acogedor de estas tierras pero echa de menos la calma y el sosiego latino, la tranquilidad y cercanía de los nuestros. Pellizquito.

Y dadas las gracias, emprendimos vuelta a casa en metros atestados de hormiguitas y predicadores, a salvo ya de tormentas y huracanes. Buenas noches

Deja un comentario

¡Escríbeme, no muerdo!

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt