Ahora el guía soy yo

 In Asia, Bali, Indonesia

He unido los dos días en uno porque para lo que me queda en el convento me cago dentro.

El domingo concidí en Ubud con unas viejas amigas (que no amigas viejas) de España, Sonia y Julie, que estaban de viaje por Indonesia. El domingo aprovechamos y fuimos al bar de Pablo, La Xurreria, el cual recomiendo tanto como pueda ya que no solo tiene un servicio fantástico sino que la comida española que hace esta muy conseguida y los sabores son tan buenos que yo creo que se lo trae de allí en containers o algo. En serio, si pasáis por Ubud no os lo perdáis. Después de las tapitas cayeron un par de copas para celebrar el cumpleaños de Sonia y a dormir, que el día siguiente venia largo.

Después de tanto tiempo aquí no hacerles una pequeña ruta por los lugares mas interesantes de Ubud (Goa Gayah, Tirta Empul y los campos de arroz del norte) sería un delito, así que allá que nos fuimos.

Y la verdad es que fue todo un acierto, porque coincidió que en Tirta Empul había una ceremonia que no había podido ver la vez que yo fui.

La verdad es que me hizo bastante ilusión verlo, ya que no había tenido oportunidad hasta ahora. La ceremonia consistía en una oración conjunta de los visitantes, una danza Legong y otra que desconocía que tiene que ver con el Mahabbarata, otra epopeya hindú. Celebraban el aniversario de la construcción del templo, alrededor del 1000 d.C.

Y si, los hindúes son muy de epopeyas.

Tras la visita a los templos dimos con un personaje balinés que nos guió hasta los típicos «ecogardens» donde producen el famoso Kopi luwak, el que sale del culo de las civetas.

Y ésta vez por fin, tal y como como estaba en mi lista, lo he probado. Sabe amargo. Normal, si sale del ojete de un gato enorme con cara de rata que tiene un subidón de cafeína constante y o duerme 18 horas diarias o no puede parar quieto. Ojo al café en origen…

Si, ese es el café y esos son los ñórdigos que se secan, se lavan, se desmenuzan y se tuestan. 50.000 IDR la taza (2,3 euros). Bueno, tenia que probarlo, ¡pensad que en España comemos caracoles!

Tras volver a probar otra vez diez cafés y tés distintos con el objetivo de que compráramos alguna bolsita (cosa que no hicimos) fuimos a comer al Sari Orgánica, un restaurante en medio de los campos de arroz del norte de Ubud para ver el atardecer. A este sitio no había ido aun así que era una gran oportunidad ya que esta lejos, no tengo ni uso moto y solo podía ir con ellos.

Una foto con extra de postureo:

Y para finalizar el día de nuevo repetí visita a Pura Dalem Ubud, el de la danza kecak (la de los monos) para que mis amigos viesen un show antes de volver a España.

Sigo pensando que es lo mas parecido al rodaje de Indiana Jones que he visto en mi vida.

Y así pasan estos días, comprando regalitos para amigos y familia y con esa sensación agridulce del que vuelve a casa sabiendo que echará de menos el suelo que pisa.

Pero no, aun no es tiempo de lamentos. Todavía no 🙂

Buenas noches!

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt