Las islas Gili

 In Asia, Indonesia, Lombok

Ahora si, ésta es la buena.

Me duele hasta el cielo de la boca, para que negarlo. El fin de semana ha sido intenso como ninguno, entre la belleza de estas pequeñas islas y lo que allí nos ha ocurrido, voy a necesitar un buen tocho y fotos para describirlo. Lo haré lo mejor que pueda.

Viernes

El viaje comienza pronto. A las seis d el a mañana con el sol ya dando leña una ducha y al coche: de Ubud a Padang Bai hay una hora de las duras, atravesando calles estrechas con tres sentidos y cosas así. Balinese style totalmente.

Llegamos a Padang Bai, un puerto de la costa sur donde se coge el barco rápido hacia Lombok y de ahi a las Islas Gili. Se supone que íbamos a tardar poco mas de una hora pero eso seria si esto fuese Dinamarca, porque nos ha costado casi el triple. Eso si, el camino nos deja unas fotos acojonantes.

image

Padang Bai

image

Lombok a lo lejos

image

Y la mayor de las Gili, Trawangan.

«Gili» significa «isla pequeña» y en Indonesia hay miles de ellas, aunque estas son las mas conocidas. Son tres: Trawangan, Meno y Air. La primera es la mas festiva, la segunda esta bastante vacía y la tercera es casi para matrimonios y bodas y así. Fuimos a la primera.

Bajo una jodida lluvia llegamos al homestay, pequeño, cómodo, para los cuatro. Nada reseñable, todo en orden. ¿Lo mas impresionante del viernes? ¡El mercado nocturno!

image
image

Fresco fresco , vaya. Y a la barbacoa. Maravilla, esto debería existir en España si o si. La comida, la de siempre: arroz, pollo, cerdo, pescado, calamares y picante del que te sube dos tonos la voz. No hay un plato tradicional de Gili ya que toda su cultura la recibe de las islas vecinas, así como el islam y su llamada a la oración a las cinco de la mañana, que con los tiempos que corren ya podía liarse el imán a mandar whatsapps…

Luego encontramos a uno que vendía ron bueno y barato, y además cocos salvajes y a la habitación a echar el resto de la noche con Niels poniendo su buena musica y con la idea de «mañana nos vamos del tirón a la playa a jugar al freesbee y a ponernos negros».

Si lo llegamos a saber…

Sábado

Solazo. Que maravilla. Asomo el cráneo por la ventana y no hay una nube. Hoy si que toca hacer algo de buceo y ver tortugas de las que salen en » Buscando a Nemo». Entre que te preparas y te vistes empiezan a aparecer las primeras manchitas grises en el cielo. «No puede ser» pero…

Aun asi nos dio tiempo a dar la vuelta entera a la isla, que mide unos 2×3 kms, no es mucha leña y en horita y media se hace por la orilla. Da lugar a baño, por la parte tranquila de la isla (la costa este es un puñetero caos) y unas vistas fantásticas:

image
image
image

Eso es un «Gili Cat». Nos hizo una visita mientras comíamos y no, no tiene la cola cortada ni doblada por algún borrico, ¡es genético! Todos los gatos de esta isla son así. Y hambre tienen mas que Carpanta. Que majos.

Salimos del restaurante y caminamos hacia el puerto para ir al bungalow aunque paré a sacar dinero al cajero antes, y mientras empezaban a caer unas gotitas… Dos minutos tardé en entrar, comprobar que no funcionaba el cajero y salir. Y entonces vino el caos.

image
image
image
image
image

¡Un puñetero ciclón! De los gordos además. El agua caía con furia, los árboles saltaban por los aires o se doblaban como cañas, los tejados volaban y la gente se refugiaba en la playa que es donde estaban a salvo, nosotros incluidos. Las calles ya eran ríos y los cidomos (carros de transporte publico tirados por caballos pequeños) ya no podían ni avanzar.

Resulta que en Australia habían confluido dos ciclones en la costa norte, a unos 4000 kms al sur de las islas y esto era solo un » coletazo» de dichas tormentas. La luz se fue sobre las dos de la tarde y al salir el domingo seguíamos sin ella. Y sin móviles, sin aire acondicionado, sin agua, sin internet.. Mas que un coñazo ha sido incómodo. Aun asi, tras la tormenta siempre viene la calma…

image
image

Y tras la calma, un amago de dormir. Pero a 27 grados…a ver quien puede. Yo no lo he conseguido mucho y lo poco que he dormido ha sido dando vueltas sobre mi mismo. Cero, vamos.

Domingo

Poco mas como conclusión. Llegar al puerto a las 11, coger un barco rápido de verdad (hora y poco en llegar a Bali) y el coche hacia Ubud. Y aquí estamos, sanos y salvos tras ver como un ciclón se llevaba por delante un fin de semana tranquilo y soleado y nos dejaba uno mas aventurero y aleatorio.

Solo decir que si queréis tranquilidad nunca vayáis a Gili Trawangan, id directamente a Air. Os ahorraréis muchos australianos borrachos.

Voy a descansar que me lo he ganado…

¡Aprovechad el domingo! 🙂

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt