Primeros días en Ubud

Descubriendo el centro de Bali

Si ayer ya empecé a disfrutar de la vida balinesa como tal tras tantas horas de viaje y superando un cansancio terrible hoy ya si que he podido al menos tener un primer contacto más real, más de cerca. Y tan cerca, vaya.

image

Correcto, eso que veis es exactamente lo que veo yo nada más levantarme. Tras un sueño reparador de casi diez horas y una buena ducha tibia mañanera (porque si te la das helada, que apetece, en cinco minutos te hace falta otra del calor que hace) me he ido a descubrir un poco de esta pequeña ciudad: Ubud. Se le considera el centro artístico y espiritual de toda la isla, sobre todo artístico ya que a principios del siglo XX y hasta los setenta se establecieron aquí bastantes artistas de todas las disciplinas huyendo del ajetreo de Denpassar. He recorrido sobre todo las dos grandes calles de Ubud: Jalan Hanoman y Jalan Raya Ubud. Jalan raya significa «Calle grande o ancha» pero de ancha ni mijita porque nuevamente te ves esquivando motos y coches (y a señores que te dicen «Taxi!» desde lejos por si no quieres andar mucho) pero ahora añadimos un plus de peligrosidad: los canang sari, las pequeñas ofrendas que los balineses hacen a diario a sus dioses. No quiero extenderme mucho acerca de ellas porque quiero dedicarle una entrada entera a la espiritualidad de estas gentes que me ha fascinado por completo, pero son estas cosas:

image
image

Si parecen recién puestas es porque efectivamente lo están: normalmente las mujeres dejan esas bandejitas a las puertas de los pura (templos), de las casas o los negocios y recitan una oración mientras esparcen agua por la entrada mojando una rama de palma en otro cuenco distinto. El olor a incienso a todas horas y en cualquier lugar es impresionante, viene y está por todos sitios, llena completamente el ambiente incluso cuando no hay casas relativamente cerca. Normalmente las ofrendas están en el suelo frente a la misma puerta del edificio pero en ocasiones las ponen en un pequeño altar de piedra o bambú como el de la foto, supongo que para no darles una patada y tener que tirarte al suelo diciendo «Maaf! Maaf!» (¡Perdón, perdón!) y que te castiguen los dioses por ofenderles. Calle arriba calle abajo me he ido parando en mil sitios distintos que me han sorprendido cada uno a su manera, y aunque tengo bastantes más fotos de momento me quedo con estas dos:

image
image

Todas estas cosas que os cuento no es que las haya leído o me vengan por inspiración divina, que va, sino que me lo ha contado Mark, el anfitrión de The Onion Collective, que a mediodía me ha invitado a ir a comer con unos amigos suyos a un restaurante de comida orgánica cercano pero finalmente no han podido venir así que hemos ido primero (en moto y diluviando) a saludar a Pablo, un simpático argentino que regenta «La Xurrería»,  un restaurante español en pleno centro de Ubud (con su tortilla, su ensaladilla y su jamón serrano) y después a un warung o lo que es lo mismo: un Rinconcillo o una Bodeguita Antonio Romero a la balinesa. Este en concreto era de comida de Sumatra, otra isla indonesia. He visto cangrejos endemoniados que picaban menos y eso que era arroz, verdura, gambas rebozadas y algo más que no se qué era exactamente pero era el origen del mal. No hay testimonios gráficos.

Ya a la tarde tras sobrevivir al diluvio que hizo que Noé se hiciera fontanero conocí a unos simpáticos amiguitos que de lejos hacen una gracia tremenda pero cuando los ves de cerca con esos ojillos tan humanos ya empiezas a apretar las cachas: los macacos.

image
image

Exacto, se está poniendo las botas con una de las ofrendas con lo cual yo supongo que la verdadera función de dichos platillos es tener a estos animalitos alimentados y tranquilos para que no se te cuelen por la ventana y se te lleven hasta las bombillas. Yo no me he acercado mucho por si acaso, no sea que aprendan a hacer selfies y me quede sin teléfono.

Y ahora, mientras os ponen Los Simpson por la tele yo me dispongo a ver una película y a dormir para levantarme mañana con el día y darme así una vuelta por el Mercado de Ubud, que hoy le echado un ojo muy por encima y se que os va a encantar…pero a mi más. Me faltaría añadir que me he puesto tibio de ice kopi (café sólo con hielo) cada vez que he podido pero debe ser descafeinado o bien que me he dado un pateo considerable, porque estoy ya acariciando la almohada.

Selamat malam!

PD: Me estoy auto-obligando a dar las gracias siempre en indonesio usando Terimah kasih y hoy he aprendido a devolverlas: Sama-sama que significa «de nada» y a mi me suena a «same» en inglés. En indonesio para hacer el plural de cualquier cosa solo hay que repetirla dos veces rápidamente.

Deja un comentario

¡Escríbeme, no muerdo!

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt